Categoría: Afilador de lenguas

19 enero, 2017

Por qué necesitas estas 4 habilidades de comunicación.

En medio de un mundo en el que todo mundo produce algún tipo de contenido (así sea en snapchat, twitter o instagram), conviene detenernos a pensar en si tenemos las 4 habilidades básicas para que nuestra comunicación sea efectiva y memorable hacia el 2020.

 

Aquí las 4 habilidades que en Verbo mata carita® consideramos cruciales para ser un comunicador encantador (abajo del escenario; arriba, otras reglas operan).

 

  1. Escribir como quieres:

 

Ojo. No dije “escribir bien”. Dije escribir como quieres.

 

Esto significa que tu escritura debe poder alinearse con tus objetivos. Tener una “voz” narrativa definida es algo útil; aún mejor es saber adoptar múltiples voces dependiendo del tema y de la intención.

 

Habrá ocasiones en que querrás ser directo y argumentativo.

 

Habrá ocasiones en que querrás burlarte de una situación en un tono irónico.

 

Habrá ocasiones en que querrás sonar extravagante o delicado.

 

Tu manejo del lenguaje y la capacidad de esculpirlo con la pluma (o con el teclado) debe de ser una habilidad que esté a la altura de lograr comunicar lo que quieras.

 

Y como comunicar implica siempre que el mensaje sea recibido, más vale que tus habilidades de escritura sean suficientemente flexibles y variadas como para comunicar el mismo mensaje en incontables formas. No todos procesamos de la misma manera; desarrollar tus habilidades de redacción te ayudará a surcar múltiples brechas entre tu mundo y el de los demás.

 

[Si sólo pensar en escribir te estresa, esto puede ser tu Rivotril.]

 

  1. Detectar qué quiere escuchar el mundo de ti:

 

Entre tanto ruido e información, hay que valorar el silencio.

 

No me refiero a que sea mejor que te quedes callada para siempre. Me refiero a que no puedes ser experto en todos los campos. Ni necesitas decir todo lo que piensas.

 

Aprende a detectar qué información tienes disponible que es valiosa para los demás; quizás no sea nueva, pero la has procesado de manera diferente y, con ello, le has agregado valor.

 

Define cuáles son los temas que mejor combinen:

a) Una mayor comprensión de tu parte.

b) Un interés marcado por parte de tu interlocutor.

c) Un ángulo nuevo desde el cual sepas acercarte.

 

En el vértice de estas tres líneas encontrarás el territorio de tu línea editorial. Recuerda que para mantenerte relevante debes saber elegir qué decir (y cómo decirlo) y qué callar.

 

[¿Quieres que te asesoren expertas con experiencia de Forbes y Google? Ven para acá. ]

 

 

  1. Saber cautivar con una historia:

 

Estoy segura de que en algún momento te encontrarás frente a una situación en la que tus argumentos no sean válidos para tu interlocutor. Incluso antes de dar tu opinión, no habrá apertura hacia tus ideas.

 

Muchas veces este bloqueo no es personal y una buena manera de darle la vuelta es saber presentar tus ideas a manera de historias.

 

Debido a la conexión emocional que establecemos con las situaciones descritas en una ficción, muchas veces nos es más sencillo aceptar una lógica propuesta por nuestro interlocutor, si ésta nos es presentada a través de una situación que nos parece lejana de nuestra realidad.

 

De esta manera, si puedes lograr que alguien conecte con una historia análoga a tu situación y su lógica interna, podrás extrapolar esa conexión hacia el caso que originalmente te interesaba plantear.

sarah 2

Para que una historia se eche a andar necesita tres elementos: personaje, conflicto y un intento por superar dicho conflicto (se logre o no).

 

Más allá de estos 3 elementos, existen incontables herramientas con las cuales manipular la construcción y percepción de la historia. Esto se debe a que las historias, a diferencia de la vida, son un producto intencional y exigen que el autor decida cómo construirá la realidad que en ellas se presenta.

 

Contar historias –escritas, dibujadas o en pantalla–, a diferencia de lo que muchas agencias plantean, no es materia de “inspiración” o “emoción”, es una actividad que requiere conocimiento narrativo y técnica. Algo que quienes prometen “storytelling” rara vez reconoce. Sólo acercándonos a la teoría narrativa podremos construir mejores historias.

 

A escribir se aprende escribiendo. Pero no existe un buen autor al que no le apasione leer.

[Te podemos ahorrar algunas lecturas (y antojar otras). ¿Quieres ser de los pocos que saben ejecutar proyectos de “storytelling”?]

 

  1. Dar opciones a quien recorre tu mensaje:

 

Hoy vemos la mayoría de los contenidos que consumimos a través de pantallas. En el mundo virtual de internet, las opciones narrativas disponibles se vuelven exponenciales. La progresión de una historia no debe ser necesariamente lineal, ni seguir un sólo camino: podemos usar la lógica de los hipervínculos para ofrecer narrativas que se adapten a la curiosidad o al deseo de quienes atraviesan los contenidos.

 

Ciertamente esto exige más de quienes idean los contenidos. No podemos imponer puntos de vista, sólo volver más interesantes los caminos que nos interesa que nuestra audiencia tome.

 

Si algo diferente siempre está a un click de distancia, ¿por qué no ofrecer esa diferencia y variedad dentro de un mismo producto de comunicación y atrapar durante más tiempo la atención de quien te hace el honor de prestarte unos minutos de su atención?

 

Brain Pickings de Maria Popova es un excelente ejemplo de cómo tejer una red de contenido de la cual la mayoría somos incapaces de salir. Su blog está escrito como ella quiere, toca temas relevantes para sus lectores –y para ella, por supuesto–, sabe contar incontables historias y nos ayuda a conectarlas entre sí. Si no la conoces, entra bajo tu propio riesgo. Alguien que comunica así –con estas 4 habilidades dominadas– genera un placer altamente adictivo del que no querrás huir.

 

[Agendamos a un experto en laberintos mediáticos para ayudarte a hacer la transición al siglo XXI. Tú tranquila.]

 

….
Este artículo es una introducción a las cuatro habilidades que promovemos y enseñamos en la división de generación de contenido estratégico de Verbo mata carita®. Si quieres presumir que dominas las cuatro, puedes desarrollarlas en este programa.

FacebookTwitterGoogle+PinterestEmailWhatsApp

150 views | compartir:
FacebookTwitterGoogle+PinterestEmailWhatsApp
Publicado por:
María José de Tal